sábado, 9 de mayo de 2009

ya sea o quiero que sea

ya sea papel o galaxia, quiero que sea un lago, y me sonría.
las paredes de mi habitación son sienes de niebla amarilla,
guitarras que titilan el canto de engranajes solares.
y sin querer, ya me voy detrás de las pestañas de un atardecer tan circular.
pero sigo acá,
en este vértice desde donde me miro cuando paseo mas allá de mi,
y siento las cosquillas de un espejo hecho líquido en la nuca.
y te escribo feliz,
porque al escribirte,
todo yo transmuto en un pincel y me zambullo en el sueño,
para embellecer las veredas inconscientes,
y por ahí camina mi sombra estremecida,
dibujo su propio estremecimiento,
y me acuerdo de cuando mis ojos son dos gotas en la región que habla.
de niño imaginaba rostros amables en el crepúsculo, pero ahora siento que ese rostro es real
y tambien es otra habitación.

Francisco Garrido, 8/5/09

1 comentario:

Salomé dijo...

las luces te miraron llegar hasta a ellas como si hubieses nacido de sus ramas. un fruto imperecedero, índigo y demente.
las flores te llamaron hermano.